Hace cuatrocientos años, existió un temido pirata inglés.

Francis Drake hundió incontables barcos que iban de América hacia Europa, para robar sus tesoros.

Nunca nadie supo lo que el pirata había visto.

Hasta ahora.